miércoles, setiembre 19, 2007

Perro e'chacra contraataca...



Esto sí que está bueno. Mauricio Mulder ha respondido en su columna de Correo a Mirko Lauer, quien como publicamos en un post anterior le didicó una furibunda y reveladora columna titulada el mongo

Mulder calificia a su ex colega como "señorito de alcantarilla". Empieza diciendo que
inicialmente había decidido ignorar lo escrito por "el señorito Miroslav Lauer, aprovechando mi ausencia del país para insultarme cobardemente".

Pero esta vez no lo ignoraré. Si en los seis años que trabajamos juntos en La República crucé dos palabras con él, sería mucho. Claro, ocasión no había. Mientras el común de los trabajadores de dicho diario y los periodistas en su conjunto trabajan diez o más horas diarias por mil o dos mil soles, el señorito trabajaba de 9 a 10 de la mañana, para no cruzarse con la plebe en la redacción.

Me enteraba de su existencia cuando, en pleno fragor de la lucha contra Fujimori, se quejaba melindrosamente ante el gran Gustavo Mohme Llona para que yo no ataque a Fujimori ni a Montesinos en mi columna. Le decía que, según contrato, yo sólo debía ceñirme a temas internacionales, y lloriqueaba que él y sólo él podía escribir sobre política y que lo mío podía “molestar” al gobierno.

Sus llantos eran memorables cada lunes que se reunía el comité periodístico. Claro, mis columnas son y han sido siempre polémicas pero directas y sin vericuetos vergonzantes, en cambio a él jamás nadie lo ha tomado en cuenta. Churriguerescos giros seudointelectuales que buscan esconder huachafería de medio pelo. Y claro, los lectores se descuelgan desde la primera línea. ¿Se imaginan el drama de un hombre que en la curva final de su vida, en la antesala de la senilidad rampante, se da cuenta de no haber dejado una sola columna memorable? Ni qué decir de algún “poema” que estoy seguro ningún peruano ha leído jamás.

Disfrazarse de intelectual y no pasar de ser un plumífero es el alma del farsante.
Los insultos de Lauer sólo me confirman que como ser humano voy por lo que mi conciencia indica que es el camino correcto. El día que los farsantes, aquellos que toman aires de solemnidad para decir cada dos minutos “mi impresión es que...” y sueltan a renglón seguido cualquier puerilidad, me estampen un elogio, entonces me habré vuelto uno de ellos. El día en que un racista que detesta mezclarse con cholos me suelte un salmo es porque ya estoy entrando en los círculos de Dante. La hora en que una rabona de la dictadura, que se inaugura en el periodismo llevado por asaltantes de diarios, me señale como prohombre, es porque habré perdido todo asomo de dignidad y habré claudicado en mis principios democráticos y revolucionarios.

Con la verdad no temo ni ofendo. No tengo nada de qué arrepentirme ni cargo tremendos rabos de paja, como otros. No tengo ninguna necesidad de venderme como “intelectual” para mantener mi pitanza bien aceitada. He sido siempre fiel a mi partido y a él respondo. Ya quisiera el susodicho, como lo pregonaba contra el propio Haya de la Torre cuando escribía por encargo de sus patrones entorchados, que en el APRA haya “rebelión” o cosa parecida. No es la primera vez que los lamebotas pretenden dividirnos. No es la primera vez que desnudan su deseo de vernos matándonos entre nosotros. Les duele que reciba, como Secretario General del PAP, permanentes muestras de respaldo de las bases partidarias, ni una sola de las cuales, a nivel nacional, se ha prestado a la maniobra del divisionismo que algunos alientan.

Siempre he sido un hombre de debate. Emito juicios polémicos pero que son mi verdad. Y muchos políticos y periodistas me contestan en muestra de su capacidad esgrimística. Los que insultan son basura, como decía, aunque les duela, mi Maestro y Jefe Víctor Raúl Haya de la Torre, el hombre más calumniado e insultado del Perú. Hoy todos lo respetan, pero cuando estaba en vida, plumíferos como Lauer lo insultaban. Hoy demuestra que no ha cambiado ni aprendido nada. Y mucho favor le hago poniendo su apellido en esta columna.

+++++

5 comentarios:

Rampallo dijo...

Simplemente se trata de un par de pobres diablos.
lauer se la pasa justificando al corrupto gobierno aprista y mulder es un tipo que lo único que sabe es insultar, difamar, agredir, amparado en su imnunidad parlamenteria. Quién le ha dicho a mulder que a él si lo toman en cuenta. que equivocado está.
Como muchos apristas como sus compañeros jorgito y alancito que sustente sus signos exteriores de riqueza.

Anónimo dijo...

Disculpen pero llamar asi a este sujeto es insultar el buen nombre del mejor amigo del hombre, que ha hecho el pobre perro para que le paquen asi?

Creo que no hay animal en este planeta al que se le pueda despreciar comparando con este mafioso.
Donde estan los amigos de los animales, la sociedad protectora de los animales.

Inventense cualquier adjetivo para nombrar a esta especie degenerada de apristas.

Anónimo dijo...

.
Amigos PEPITASPUNTOCOM, le hago llegar una nota que envié al blog DESDE EL TERCER PISO que la prepotencia del ‘dueño’ -después de haberla publicado- ha borrado al mejor estilo fascista en su afán --piensa-- de “congraciarse” con Rosa María Palacios a quien en ningún momento falto el respeto en un intercambio de opiniones que en los últimos días se había suscitado. Ya con anterioridad en ese mismo lugar, y en otro blog afín y “democráticos” , he sido víctima de la censura por expresarme , respetuoso, pero afirmando mi verdad.

Aquí la madre del ternero”

No es tu "presencia" estimada Rosa María, que para mi es agradable, incluso te aplaudo cuando en tu programa haces esas preguntas que algunos políticos no les gusta escuchar. Más aún: he sido en más de una oportunidad un jardinero voluntario que a tu balcón he llegado ha echarte flores y lisonjas. Por ejemplo, cuando en un blog te compararon con la señora Valenzuela, en aquella oportunidad te felicité, -y tu jocosa lo agradeciste. Lo hice, y repito, porque eres una mujer genuina de derecha, de cuna, y que bueno que así sea: Una mujer intrépida defendiendo con argumentos en lo que cree. También expresé en aquella oportunidad mi alegría que no estuvieras calzando los zapatos de una tránsfuga que hasta la víspera se cebaba con una doctrina dogmática a la que ahora, a la vuelta de la esquina, desprecia y a diario injuria y pide el infierno para sus simpatizantes y lo hace recurriendo a la manipulación y a las mentiras.

Rosa María, lo que verdaderamente desata tristeza y preocupación, al menos en mi caso, y seguramente también en los muchos que te tienen simpatía, es la forma prepotente como desautorizas a la opinión contraria. El tufito fascista para envilecer al oponente, y no para “discrepar”, transciende cuando afirmas “cállese la boca que usted no sabe ni jota de lo que se está hablando…”

https://www.blogger.com/comment.g?blogID=9932754&postID=5874353411678887


No es pues la “ira”, los "prejuicios" ni la "grosería" que alucinas en la conducta de quienes amigablemente te criticamos.

Quizás no percatas la prepotencia de algunos de tus comentarios por el “environment” que te circunda. Es el mismo tenor del que se valen algunos amigos tuyos para hacer "periodismo" virtualmente aplastando como a una cucaracha a los “enemigos” de los dueños de las empresas donde trabajan. Por lo general -qué curioso- los “enemigos” de estos “demócratas” son gente que políticamente están en las antípodas de sus patrones. Este grupito, --tenlo presente-- son los que tanto festejan tus ocurrencias y, pienso, envidian también tus 'pantalones' que ellos no tienen.
.
Como 'host' de la tele quizás no percibes ese “improntus” autoritario porque el formato de la caja boba es "absolutista" : Es decir, de un lado se pregunta y del otro exclusivamente se responde, es la asimetría hecha “normal, pero eso no es un diálogo.

En una conversación llana, horizontal, "democrática", en un diálogo, como sucede en algunos foros y en algunos blogs, el camino de la discusión es distinto, es accidentado, con frecuencia acalorado, se da… y también se recibe. Así ha sido a lo largo de la historia el intercambio de pareceres. Desde una de las curvitas de largo trecho que es la polémica, te vuelvo a mandar saludos y entendimiento.

En honor a la verdad, dado cierto pesimismo que se desprende de tus palabras finales, debe decirse que no eres "antipática" como parecieras entenderlo. No Rosa María, por favor no confundas "crítica" con reproche..! Por el "cariño" que se te tiene, a pesar de las diferencias, y como quiero que cada día seas mejor, por eso te mortifico la paciencia apuntándote tus "pecadillos" para que los corrijas y no confundas franqueza con aspereza, ni “amistad” con sobonería.

Saludos, un amigo.

Su Eminencia

Anónimo dijo...

Creo que es injusto poner a Lauer al mismo nivel de Mulder. Lauer se limitó a opinar acerca de hechos y conductas de Mulder que han sido públicas, a diferencia de Mulder quien se prodiga en historias de las cuales sólo él habría sido testigo. Es como si Lauer dijera que él fue testigo de cómo Mulder le lustraba los zapatos a Montesinos en la salita del SIN. O sea yo lo vi, pero no tengo pruebas. La palabra DIFAMACION, mi querido Mauricio, aparece en todos los diccionarios.

Anónimo dijo...

Y ahora el fin de la canción. Natural:
shimmi shimmi sacha sacha shimmi shimmi sacha sacha.
Artificial:
shimi sacha sacha shimmi sacha shimmi sacha sacha sacha
shimmi.
Natural: sacha sacha shimmi shimmi sacha sacha.
Artificial:
sacha, shimi
sacha.

Quince incas: doce estrofas de comentario a la inexistencia, a partir del
Kamel-Trot Inkaico (Circa 1930)

de Mirko Lauer