jueves, julio 12, 2007

Gobierno detiene a dirigentes y 195 huelguistas.

Se cumple la amenaza de Alan García. "Guerra avisada no mata gente" advirtió en la víspera a los manifestantes y huelguistas. En Lima la policía detuvo hoy a 67 dirigentes del Sutep y al ex parlamentario y líder de Partido Socialista, Javier Diez Canseco. A nivel nacional las detenciones suman 195, según reporte de la Defensoría del Pueblo.

Comentario personal: El gobierno tiene la obligación de resguardar el orden y el Estado de Derecho. Más allá de lo justificado pueden ser las demandas sociales, de ningún modo se puede aceptar que revoltosos tomen aeropuertos, destruyan sus instalaciones como ocurrió en Juliaca o intenten sabotear vías ferroviarias en el Cusco.

El gobierno debe aplicar todo el peso de ley contra los responsables del ataque a estación del Ferrocarril en Juliaca. Es un delito incendiar instalaciones públicas y privadas. En Juliaca estuvieron a punto de hacer estallar vagones con 140 mil galones de combustibles. En Huancayo incendiaron locales estatalesy los bloqueos de carreteras se extienden por todo el país. Estas noticias expantan turistas y generan grandes pérdidas económicas.

No obstante, el gobierno no sólo debe reprimir irracionalmente sino buscar salidas y prevenir futuras escaladas de violencia.

Recuperar el principio de autoridad no implica abuso. Vemos con preocupación las torpezas del gobierno que sólo atizarán aún más la violencia y la protesta social. La policía está actuando como si se hubiera declarado un estado de sitio o se habrían suspendidos las garantías constitucionales.

Allanar de madrugada el local sindical del Sutep sin ninguna resolución judicial y sin presencia fiscal, encañonar y golpear a mujeres y maestros que descansaban en el lugar nos hace recordar épocas pasadas.

Igualmente es inaceptable que se pretenda forzar en forma grotesca un expediente judicial imputándole graves delitos a Javier Diez Canseco, un ex parlamentario con quien se puede tener diferencias ideológicas o políticas.

El líder socialista está detenido en la comisaría de San Isidro donde fue a interceder por la liberación de los altos dirigentes del Sutep, que habían sido apresados en circunstancias muy confusas.

El procurador del Ministerio del Interior lo acusa de haber agredido en la comisaría a coronel PNP Armando Martínez y le está armando un atestado policial por violencia y resistencia a la autoridad agravada que -según dijo- tiene una pena de más de cuatro años, es decir, podría ser encarcelado.

Rosa María Palacios presentó un video que registró el ingreso de Diez Canseco a la Comisaria y se ve que fue la policía quien inmediatamente intenta detenerlo. No se ve ninguna agresión del izquierdista. Viendo el testimonio del coronel Martínez, quien fue presentado en televisión postrado en una cama de un hospital, podemos afirmar que se trata de un montaje. Como todos sabemos, Diez Canseco sufre un problema físico y, así haya agredido al oficial, es difícil creer que le haya generado una lesión vertebral.

Este tipo de hechos sólo exhacerban los ánimos. Los dirigentes sindicales y políticos de izquierda ya están denunciando ser víctimas de una persecución política. Por lo pronto, la CGTP ya anunció una marcha para mañana viernes, exigiendo la liberación de los detenidos.

Los peruanos debemos rechazar y deslindar con todo tipo de extremismos...

ACTUALIZACIÓN
|En la madrugada fueron liberados Robert Huaynalaya y otros 16 dirigentes que ahora tienen orden de comparecencia. Lo mismo ocurrió con Javier Diez Canseco.

|Estos son los titulares de los diarios de hoy. Vean el sesgo. LA República: Apresan a dirigentes del Sutep. Censurable medida. La Primera: Violencia contra maestros. Perú 21: Mano dura. El Comercio: Policía detiene a líderes del Sutep por alterar el orden. Cuando se aplica la mano dura de la ley. Expreso: Gobierno no cede a Chantaje. Arrestan a extremistas Huaynalaya y Diez Canseco.

+++++

15 comentarios:

Reserva Moral dijo...

La situación ha puesto en sobreaviso a la población que votó por el menos malo. Cuidado con el uso de la Policia!

www.reservamoral.blogspot.com

Tobi dijo...

Pepas:

Se han dicho muchas cosas negativas sobre el desempeño profesional de la abogada Rosa María Palacios durante el Fujimorismo (principalmente su ingenuidad en realizar asesoramientos a personajes ahora cuestionados); pero su trabajo periodístico del día jueves 12 ha sido admirablemente objetivo e imparcial. Hasta creo haber adivinado en su rostro la indignación que le causo ver la abusiva paliza que recibió uno de los dirigentes del Sutep. Su programa ha sido el único que nos ha brindado imágenes de lo que realmente pasó durante esa jornada de protesta. También emitió el vídeo donde se aprecia el forcejeo entre el congresista J. Diez Canseco y la policía, vídeo que desbarata la teoría del gobierno de una supuesta “agresión” por parte del valiente ex-parlamentario.
Mis felicitaciones a la periodista Palacios.
Abucheos para la Valenzuela.

timpano roto dijo...

Gente, nadie duda, eso espero, la torpeza y estupidez con que está actuando este gobierno.Es evidente que no hay interes por resolver el problema de la educación. Personalmente pienso que no lo pueden hacer por que son unos limitados mentales, imaginate Del Castillo ..es Premier y Presidente un loco plop!!!.
Sin embargo, no diria a estos personajes del Sutep, que son, como dices, "dirigentes". Nada más lejos de la verdad, son intereses sectarios que los mueve y por eso no tienen mayor apoyo de la población. La lucha del Apra y el Sutep es una lucha algo así como "Los Injertos" con "Los Malditos" o algo parecido.
La "Kion Cerebral" de Rosi Palacios indignada?....por favor.
No apoyar a quien no debemos solo porque estamos en contra de alguien, es sumamente importante.

Adriano Mesa dijo...

Que facil es quejarse, protestar y decir cómo se debe gobernar!!! Denles el gobierno a Humala y JDC, creo que esa seria la mejor forma de desaparecerlos del mapa. Claro, que el pais se vendria abajo, y la gente estaría curada por fin de este tipo de lideres irracionales, que creen que el presupuesto es un chicle y que si se estira no pasa nada.

Alejandro dijo...

Los desordenes en el sur llevan ya varios días y ello no es extraño, por un lado es donde la popularidad del gobierno es mas baja (consecuencia de ser una de las zonas mas pobres y una de las menos atendidas), pero por otro lado el sur es también una de las zonas con la población más rebelde. Cusco, Arequipa y Puno han causado mas de un dolor de cabeza a anteriores gobiernos.

Con violencia o prepotencia no van a doblegar a esa población, golpeando la mesa van a encender más los ánimos. Deberían coordinar con la Defensoría para abrir espacios de diálogo y concertación.

La sanción a los responsables de actos punibles debe darse, pero permitiendo que el poder judicial lidere el proceso.

Mas atención al sur por favor!

Anónimo dijo...

LA DOBLE MORAL APRISTA Y DE LOS PSEUDOPERIODISTAS

Ayer en el programa oficialista de Cecilia Valenzuela, un poco más y salen ellos mismos a detener a cuanto profesor se les aparezca por delante para atarlos a un poste y lincharlos. No sé, pero cuando la prensa empieza a repetir cual cacatuas las versiones oficiales de los hechos es porque algo anda mal. Antes ese programa, con tal de enfrentarse al enemigo de su patrón Ivcher, criticaba que el gobierno no resuelva los problemas y mostraba los actos de violencia como consecuencia de eso. Hoy sólo condena la violencia, mas no a quienes gobiernan y no resuelven los problemas. La violencia es mala siempre, y que los gobiernos no resuelvan sus causas tambien es malo siempre.

Coincido con Pepitas, no se puede permitir la comisión de delitos como la toma de carreteras o la destrucción de locales públicos o privados, pero el APRA está recibiendo de su propia medicina, ellos mismos alentaron estas acciones cuando eran parte de la oposición. Al margen de eso, quienes cometieron esos delitos deben ser detenidos y procesados con todas las garantías que ofrece la ley y, claro, recibir una sanción por sus actos.

En estos dias y los que vengan, estoy seguro que vamos a ver como el discurso monocorde de los medios (salvo RMP algunas veces) se hace más fuerte. Más sesgado y políticamente correcto. Discrepar es poco menos que un delito, no creer en el todopoderoso modelo económico es un crimen que merece ser sancionado con paliza general. Y ahí están los medios, los periodistas expertos en todo, muy sabiondos ellos para juzagar y condenar a quien se atreva a cuestionar al gobierno.

La Primera dijo...

Torpe manotazo
-Por César Lévano

Decenas de dirigentes y miembros del Sutep, así como el ex congresista Javier Diez Canseco, fueron detenidos ayer, con el pretexto de que habían alterado el orden público. Era, sin duda, una medida dictada por las más altas autoridades del régimen: el presidente de la República, Alan García, y el presidente del Consejo de Ministros, Jorge del Castillo.


Buena prueba de eso es que la fuerza pública invadió previamente el local de la organización nacional de los maestros. Se habían equivocado de dirección, dijeron.
Daría risa, si no suscitara cólera.

Del Castillo había advertido bufalescamente: “Guerra avisada no mata gente”.

¿Ha empezado la guerra? Sin duda que la manifestación multitudinaria de la CGTP en la Plaza San Martín de Lima, y los mítines en plazas, calles y caminos del país, han herido el ego enfermizo del Primer Mandatario y sus acólitos. Para emplear un término grato al doctor García, se han puesto picones.

Hace años, Federico More, que no era ningún agitador que amenazara la estabilidad del gobierno, escribió: Los dictadores reprimen a quienes acusan de alterar el orden público. El resultado es que todo el orden público se ve alterado.

El gobierno de García ha alterado la paz del país. Se equivoca si cree que por ese camino va a calmar las protestas que cunden por todo el Perú.

Su pacto con la derecha y las transnacionales ha conducido, como era previsible, a hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres. En un país en que los pobres sí que lo son.

El doctor Del Castillo ha afirmado que detrás del movimiento popular está Hugo Chávez, presidente de Venezuela, con su gorda chequera.

Querría decir que Chávez tiene ya el apoyo de las masas de todo el país, y que las mueve a su antojo. Eso no es cierto.

Héitor Villa-Lobos, el gran compositor brasileño, creó Samba de una sola nota. Del Castillo ve en el comandante venezolano el culpable de todos sus males. Es ministro de una sola nota. Pero sólo le creen los periodistas de una sola fuente –la de él.

Las detenciones de ayer no van a calmar el ánimo de los descontentos. En realidad, echan más leña al fuego.

Causa, además, sorpresa y en muchos casos cólera en la opinión democrática del
continente y del mundo.

Amplía asimismo la brecha abierta entre la cúpula gubernamental y las bases
populares del APRA.

Sólo cabe desear que el Presidente recapacite. Que ordene, en primer lugar, la
libertad de todos los que han alterado el orden de sus nervios. Salvo que prefiera continuar la guerra que ha emprendido contra lo que en un canto he llamado “la despertada masa peleadora”.

Anónimo dijo...

Y el COPAMIENTO continúa: el defenestrado ex director de gobierno interior del MININTER fue a parar al ministerio de vivienda, bajo las uñas de Hernan garrido-laca. Ahora es Director General de la Oficina Nacional de Coordinación Sectorial.

Qué suerte tienen los apristas, incluso los que nunca han terminado ningún estudio superior.

Anónimo dijo...

Antes en ese cargo un ex asesor del congresista aprista Daniel Robles, llamado Ferrer Anivar Rodriguez... quien por sólo trabajar 26 días, cobró 12,300 SOLES!!!

Ah, los apristas... que poco valoramos a estos genios presupuestívoros.

Anónimo dijo...

PUCP: Aprobación de Alan García bajó a 35%

| CPN RADIO 13 jul| La aprobación de los peruanos a la gestión del presidente Alan García bajó a 35%, mientras que el 59 % la desaprueba, según la encuesta a nivel nacional, elaborada por el Instituto de Opinión Pública de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

Anónimo dijo...

El fin de los revoltosos

Raúl Wiener

Habrá que condecorar ahora a los 200 robocops que limpiamente, a patadas y puñetes, detuvieron a Huaynalaya por alterar el orden, cuando todavía no había empezado la marcha. A los 500 que cercaron profesores y profesoras en el Metro de Pershing y echaron bombas lacrimógenas dentro de ese local donde también había público y trabajadores, pero a los que se les escaparon Muñoz y López en un taxi mientras la prensa les preguntaba por qué huyen. Al centenar que finalmente detuvo a estos dos dirigentes en la puerta de la Comisaría de San Isidro, los pateó, apaleó y arrastró porque seguramente representaban un grave peligro para la seguridad del Estado, cuando iban a indagar sobre la situación de los otros presos y eran asediados por los periodistas que como siempre querían saber porqué protestan si en este país las cosas andan tan bien como dice el presidente, y mientras le pegaban en el suelo a la decana del Colegio de Profesores, que no fue detenida porque la gente de la calle expresó su protesta. Y, por supuesto, al heroico coronel de la policía de 90 kilos, que terminó en la cama de un hospital por los gritos de Diez Canseco.

A todos ellos habría que sumarles a la Chichi Valenzuela, ahora conocida como la verde, y a Aldo M. que como siempre adelantó la conclusión y dio por presos para siempre a todos sus enemigos, que así es como queremos ver a las democracias fuertes, para que no nos creen la necesidad de recurrir a las autocracias, que siempre son un problema. No nos oponemos a los sindicatos siempre y cuando no los dirija Patria Roja. Ni a las movilizaciones, en tanto circulen por donde no hay tráfico y no hay gente. Ni a la huelga, porque contra ello hay descuentos, despidos y sustitutos. Viva el diálogo como solución de los problemas, por eso no han querido dialogar ni una coma sobre la ley de “Carrera Magisterial”, como antes no quisieron con el TLC, y cuatro tipos (portavoces de bancada, con exclusión de nacionalistas y UPP) se erigieron en Congreso y cerraron el debate con el país en llamas y le entregaron a García la norma para su promulgación.

El Estado de derecho debe ser uno que cautele los contratos mineros, que impida a la gente salirse de las AFP y que mantenga la televisión en propiedad informal de la extrema derecha. Si para conseguir esto hay que tomarse el trago amargo de llenar algunos barrios acomodados de gases lacrimógenos y de marchistas reclamando en la puerta de la comisaría, qué se va a hacer. Si hay que atropellar los derechos de circulación expresión, sindicalización y reclamo, qué se va a hacer. A los violentistas hay que darles con violencia. A los de Juliaca con estado de sitio. A los del ALBA echarlos a patadas, a los organismos de derechos humanos que no jo… Bueno señores, es nuestro momento, dice el inefable director de “Correo”, que en realidad no se ha dado cuenta de quién está perdiendo la batalla.

¿O ustedes creen que están poniendo en libertad a los presos porque al gobierno le vino la de buena gente?

Anónimo dijo...

PALO CON ELLOS

César Hildebrandt

Ahora resulta que Martha Hildebrandt es la ministra del Interior del régimen del doctor García.

Ella pidió mano dura, patadas, palizas en contra de “los ignorantes, estúpidos, desfasados” maestros del Sutep.


Y le están haciendo caso.

La rabona tenaz apela a su edad, a la inimputabilidad de su edad, para decir cuanta barbaridad higadosa se le venga a la bífida. Eso no asombra. Lo que asombra es que ese Machu Picchu moral que es el fujimorismo –y que la señora Hildebrandt vocea groseramente para vergüenza de quienes llevamos el mismo apellido– tenga ahora no sólo una sociedad congresal con el aprismo sino una influencia tan notoria en el Ejecutivo.

¿Qué dirán las bases apristas, las que hoy sólo pueden murmurar su disgusto por el castigo a Wilbert Bendezú? ¿Qué dirán los apristas –usados electoralmente– de estas bodas de sangre del partido de Haya con la banda de Fujimori?

A la gran minería, estabilidad jurídica y mano de seda tributaria. A los huelguistas, mano de piedra Durán. A los chinos de Shougan, rodillas sin rodilleras. A los sindicalistas de Shougan, Cachiche. A los demócratas de Washington, explicaciones. A los agricultores de la CNA, portazo. Al capital chileno, brazos abiertos. A los ganaderos expoliados por Gloria, silencio. A los frentes regionales, amenazas. A Fujimori, lobbies para salvarlo –con Otero a la cabeza–. A los services, comprensión. A los puneños, olvido.

García dice en privado que la derecha es aliada inexorable. No es cierto. La derecha no es que se haya aliado: gobierna. El aliado es él, García, que cree que va a ser Leguía pero va a terminar siendo Belaunde.

Porque no es que la derecha peruana esté interesada en edificar un país viable. Lo que a ella le importa es el margen de ganancia, la tasa de retorno, el infrasalario, la contrata de la pendejada. O sea que la bonanza de los precios metaleros pasará como pasó lo del guano.

Como a todo converso, a García se le ha pasado la mano. De concebir un Estado hipertrófico ha pasado a concebir un Estado tuberculoso que ni siquiera puede enviar frazadas por cuenta propia. Un Estado que sólo se hace notar cuando apalea a los que no pueden responderle. Un Estado que no arbitra sino que cuida los intereses del dinero. Un Estado maniatado al que amenazan los indicadores de riesgo, la banca de inversión, la mami de Tarzán (es decir, Bush) y hasta la DEA cuando de hectáreas de coca se trata.

García ha cedido en todo y ha abandonado el centro. Su discurso puede tener ecos piadosos en algunas plazas, pero su práctica es la de un mandatario que ha perdido toda esperanza de cambiar algunas cosas importantes: la igualdad ante la ley, la dignidad en el trato con la inversión extranjera y nacional, un cierto retorno a la planificación del desarrollo, la admisión de que crecimiento económico y justicia social no son sinónimos, la percepción de que el modelo reprimarizador-exportador nos va a dejar como siempre: congelados en el tiempo, divididos con encono.

Y con Martha Hildebrandt oficiando de lóbrega porrista.

Anónimo dijo...

Sobre la detención de Javier Diez Canseco: La versión periodística de Cecilia Valenzuela, conductora de La Ventana Indiscreta, demuestra el tipo de periodismo que impera en algunos medios. Recuerda a una prensa mediocre, adocenada, la de los tiempos de Fujimori.

voz de peruano dijo...

ese tal adriano mesa no entiende nada el vive una fantasia, no le importa que corporaciones, empresas mineras, de hidrocarbures se burlen de nosotros y de el.es un aprista ,le llega . y seguro cree en el TLC y ALAN.
AL DIABLO CON EL.
y el govierno ya saco los militares ala calle , se pasaron. les tienbla todo a del castillo y alan. y los medios de prensa bien gracias nadie critica ,creen que es normal nos ponen la bota en la cara y to do esta bien. bravo por pepits cada dia son mas los q la leen.Y LA CHICHI A QUIEN DIABLOS DEFIENDE (MERMELERA). Y EL ALIENADO Y ACONPLEJADO DE ALDO MARIETGUI PORQUE NO SIGUE DE VIAJE Q NO VUELVA NUNCA Q SE QUEDE LEJOS DE ACA. NADIE LO NESECITA, EL CREE QUE EL PERU ES LIMA IMBECIL

y los dirigentes detenidos ,fuerza señores. estamos con UD. el pueblo se va hacer sentir, solos el apra esta cabando su tunba. fueza.
todos estamos listos para salir a la calle.

Anónimo dijo...

Lo más gracioso de Adriano es que se jura "liberal"... ja ja ja

liberal mis bolas, este es un vulgar fascista!